Los Ricos con los Ricos

Extraido de The Rich And The Wealthy

Reggie Vanderbilt nació en una familia de amargas disputas, egos frágiles y expectativas imposibles. Todo fue cuesta abajo a partir de ahí.

Cuando el bisabuelo de Reggie, Cornelius “Commodore” Vanderbilt, murió en 1877, el New York Daily Tribune escribió un editorial que predecía el legado del hombre más rico del mundo:

El caso Vanderbilt es una lección impresionante sobre la locura de intentar “fundar una familia” sobre ninguna base mejor que la posesión de dinero.

La idea dominante de los últimos años del Viejo Comodoro era acumular una enorme fortuna que debería permanecer durante generaciones como un monumento al nombre de Vanderbilt, y hacer del jefe de la casa un poder permanente en la sociedad estadounidense.

No hay ningún país en el mundo donde las fortunas se hagan tan rápidamente… y ninguno en el que el dinero heredado haya hecho tan poco por sus poseedores.

El dinero de Vanderbilt ciertamente no está trayendo felicidad ni grandeza a sus actuales demandantes, y tenemos pocas dudas de que en el transcurso de unos años, seguirá el camino de la mayoría de las fortunas estadounidenses; una multitud de herederos tendrán el gasto de él, y será absorbido por el vasto sistema circulante del país.

Los planes del rey del ferrocarril muerto quedarán en vano; y si alguna vez vuelve a visitar la tierra para cuidar de lo que tanto tenía en el corazón en sus últimos años, estará satisfecho de que el arte de fundar una familia era una de las cosas que no sabía.

Esta dura opinión subestimó lo que estaba por venir.

Cornelius Vanderbilt dejó a sus herederos el equivalente ajustado a la inflación de algo así como 300 000 millones de dólares. En 50 años se había ido.

En el medio se sentaron tres generaciones cuyo propósito principal era competir sobre quién podía construir la casa más grande y casarse con la sangre más azul. Los primeros herederos tenían cierto sentido empresarial de dirigir la empresa familiar; con el tiempo, la “empresa familiar” se convirtió en inseguridad y resentimiento.

En 1875, un artículo de opinión dijo que las socialites “se dedican al placer independientemente de los gastos”. Un Vanderbilt respondió que en realidad “se dedican a gastos independientemente del placer”. Era un juego que no se podía ganar, así que todos perdieron.

Reggie fue uno de los últimos Vanderbilts en heredar una riqueza significativa. En su cumpleaños número 21 recibió 12,5 millones de dólares, o unos 350 millones de dólares en dólares de hoy.

El biógrafo de la familia Arther Vanderbilt escribe:

Autocomplaciente, perezoso, despreocupado, Reggie no tenía absolutamente ningún sentido de responsabilidad o propósito que no fuera evitar aburrirse… [nunca fue empleado y nunca hizo una lamida de trabajo. Algo perdido cuando se le preguntó su ocupación, por lo general respondía: “Caballero”. … La única forma en que Reggie podía distinguirse era vivir la vida de un rico playboy. Y esto lo hizo con dedicación y habilidad consumada.

Los dos amores de Reggie eran el brandy y los juegos de azar. El primero lo dejó muerto a los 45 años, con cirrosis tan grave que el flujo sanguíneo de su hígado fue cortado y empujado hasta su esófago, donde las venas se rompieron abruptamente y lo dejaron asfixiándose en un charco de sangre. Este último lo dejó en quiebra, después de pagar las deudas, el testamento de Reggie era casi irrelevante, ya que no tenía ni cerca de la cantidad de dinero prometida a sus herederos.

El nieto de Reggie, Anderson Cooper, fue uno de los primeros Vanderbilts a los que nunca se le prometió riqueza dinástica. Puede haber sido una bendición. Cooper dijo una vez de la herencia: “Creo que es un tonto de iniciativa. Creo que es una maldición. Desde el momento en que estaba creciendo, si sintiera que había una olla de oro esperándome, no sé si habría estado tan motivado”. Es como si fuera el primer Vanderbilt en ser liberado.

El dinero es fungible en el sentido de que mi billete de dólar es indistinguible de su billete de dólar.

Pero el valor que la gente obtiene de un dólar varía enormemente, incluso entre las personas con los mismos ingresos y patrimonio neto.

Siempre me interesa la diferencia entre hacerse rico y seguir siendo rico. Son cosas completamente diferentes, y muchos de los expertos en los primeros fracasan en los segundos.

Parte de este tema es conocer la diferencia entre ricos y ricos.

Estas definiciones son mías, pero aquí está la distinción: Rico significa que tienes dinero en efectivo para comprar cosas. Riqueza significa que tienes ahorros e inversiones no utilizados que proporcionan algún nivel de placer intangible y duradero: independencia, autonomía, control de tu tiempo y hacer lo que quieres hacer, cuando quieres hacerlo, con quién quieres hacerlo, durante el tiempo que quieras hacerlo.

Lo que me parece fascinante son historias como los Vanderbilts, que eran las personas más ricas de la tierra pero, por mi definición, algunas de las menos ricas. El dinero para ellos era menos un activo y más un pasivo social, lo que los debía con una vida de persecución de estatus que dejaba a la mayoría de ellos aparentemente miserables.

George Vanderbilt pasó seis años construyendo la casa Biltmore de 135.000 pies cuadrados, con 40 dormitorios principales y un personal a tiempo completo de casi 400, pero supuestamente pasó poco tiempo allí porque “no estaba totalmente atendida a ninguna posible disposición de la vida”. Sin embargo, la casa costó tanto mantenerla casi arruinada Vanderbilt. El noventa por ciento de la tierra se vendió para pagar deudas fiscales, y la casa se convirtió en una atracción turística.

Hay tantas historias similares de la familia Vanderbilt que empiezas a preguntar: “¿Cuál fue el punto?”

El punto, como se dio cuenta el New York Daily Tribune desde el principio, no era vivir una gran vida. Era ser rico, ser valorado “sobre ninguna base mejor que la posesión de dinero”. En lugar de usar el dinero para construir una vida, su vida se construyó en torno al dinero; en lugar de un activo, su herencia era una deuda de estilo de vida insuperable, transmitida a la siguiente generación hasta que misericordiosamente no quedaba nada.

En su libro de 1903 La búsqueda de la vida sencilla, William Dawson escribe:

Lo que menos se percibe de la riqueza es que todo placer en el dinero termina en el punto en que la economía se vuelve innecesaria. El hombre que puede comprar cualquier cosa que codicia, sin ninguna consulta con su banquero, no valora nada de lo que compra.

Nassim Taleb se hace eco de un punto similar cuando dice: “El registro muestra que, para la sociedad, cuanto más ricos somos, más difícil es vivir dentro de nuestras posibilidades. La abundancia es más difícil de manejar para nosotros que la escasez”. Te conviertes en víctima de tu propio éxito.

Los Vanderbilts son un ejemplo extremo, pero creo que eran solo una versión ampliada de lo que tanta gente común trata hoy en día. Los ingresos medios de los hogares ajustados por la inflación se han más que duplicado en los últimos 70 años, pero no se siente así porque las expectativas se han más que duplicado. Parte de la razón por la que la asequibilidad de la vivienda es menor hoy en día que en las generaciones anteriores es porque el nuevo hogar promedio es un tercio más grande de lo que solía ser; millones de estadounidenses no han ahorrado lo suficiente para jubilarse, pero hace solo unas generaciones todo el concepto de jubilación era un sueño.

Quiero ser rico, porque me gustan las cosas bonitas. Pero lo que valoro mucho más es ser rico, porque creo que la independencia es una de las únicas formas en que el dinero puede hacerte más feliz. El truco es darse cuenta de que la única manera de mantener la independencia es si se puede saciar su apetito por las cosas, incluido el estatus. El poste de portería tiene que dejar de moverse; las expectativas tienen que mantenerse bajo control. De lo contrario, el dinero tiende a ser un pasivo que se hace pasar por un activo, controlándote más de lo que lo usas para vivir una vida mejor.

7 Likes

Es un texto del siglo XX pero sigue siendo plenamente vigente.

Si me suben equis el sueldo, pues ahorro una parte de ese equis. Si este año mi empresa genera 100 de beneficios, me ahorro veinte.

La carrera del status es eterna, el que vive en una Mansión de tres plantas con vistas al mar en California o en una isla tropical desierta con una comitiva de sirvientes y piloto de helicóptero privado, se descojona del pobre con chalet adosado en Las Rozas o Pozuelo que escucha los pedos del vecino.

Así que, para mi la clave es coger algo con lo que te conformes, procurar no obsesionarse con cosas que aunque puedas aspirar a ellas no te supongan un diferencial de mejora importante de tu calidad de vida o tiempo para el precio que pagas por ellas, y vivir la vida de la mejor manera posible, y de vez en cuando pues pegarse un capricho u homenaje.

Yo si tuviese dinero tendría asistente en casa 24h para que me liberase de limpiar, cocinar, y hacer la compra, plancha, etc.

Y este en el garaje:

Pero soy pobre. Aunque no me quejo, ¡podría estar peor!

3 Likes

Yo quiero ser pobre pero con mucho dinero como bien decía Picasso y a poder ser en efectivo.

3 Likes

Hay grandes cosas que son gratis, la naturaleza, la amistad…el dinero es necesario pero no suficiente.

3 Likes

El dinero adecuado es el suficiente. Esa cantidad es distinta para cada persona.

Adorar al becerro del oro puede ser tan equivocado como lo contrario.

4 Likes

La RELACION de las sagas familiares y el dinero, con todas sus singularidades tiene un gráfico con grandes similitudes.

Mayor de riqueza=>menor necesidad de poseerla
Menor necesidad de generar riqueza=>menor contacto con la realidad
Menor contacto con la realidad=>mayor degradación personal
Mayor degradación personal=>mayor pobreza
Mayor pobreza=>mayor generación de trabajo
Mayor generación de trabajo=> mayor riqueza

Dirían los Hindúes, que lo arriba comentado es una versión de LA RUEDA DE LA VIDA.

4 Likes

Difícil dejar un legado sostenible, en mi familia tenían hectáreas de naranjos cuyos frutos se vendían en Francia, recogiendo jugosos dividendos. En la de mi mujer, hoteles y galerías comerciales por toda Valencia. No queda absolutamente nada.

De esto saco varias conclusiones:

1.- Aplicar el principio de escasez, los descendientes se deben generar sus ingresos, con los mínimos recursos siempre a su disposición, por muchos millones que uno tenga.
2.- Siempre ahorrar y crecer, siempre, y ayudar al prójimo.
3.- Llegado el momento, crear una Fundación que mantenga el legado y un objeto como por ejemplo, continuar por siempre con la inversión, aplicando la regla del 3-4% o similar, tipo Fondo Soberano Noruego.

5 Likes

Hay tres factores importantes para no perder riqueza heredada.
1 Cultura financiera
2 Espíritu inversor
3 Herencias con pocos herederos

3 Likes